El precio NO es lo más importante

Es frecuente que los empresarios nos concentremos en reducir nuestro precio lo más posible para ser competitivos en el mercado.

Suena lógico que un precio más barato puede inclinar la balanza hacia nosotros. Por supuesto que es muy importante ser lo más eficiente posible, reducir nuestros costos, ajustarnos al mercado y ofrecer en la medida de lo posible un precio más atractivo pero es MUY PELIGROSO basar en nuestro precio el puntal de nuestra competitividad.

Especialmente cuando somos un pequeño o incluso mediano negocio, entrar en una guerra de precios con otras empresas con más músculo es una pérdida de tiempo. Es lo que le ha pasado a muchas de las empresas locales que han tenido que cerrar cuando un Walmart abre cerca de sus tiendas. Los jugadores grandes pueden ser más agresivos con sus precios debido a cientos de tácticas financieras que se pueden dar el lujo de utilizar.

Nosotros no, como pequeños y medianos negocios no podemos participar en la batalla del precio.

Nosotros nos tenemos que concentrar en el valor y no en el precio. Warren Buffet lo resume muy claramente: El precio es lo que se paga y el valor es lo que se recibe.

Para poder enfocarte en el valor y no en el precio y usar eso en tu favor, haz lo siguiente:

Entiende y escribe el valor que le ofrece tu producto o servicio al cliente:

  • ¿Qué solución resuelve tu producto?
  • ¿Qué ventajas ofreces que otros no?
  • Proporciona información clave a los clientes ayuda para que entiendan el valor que ofrece tu producto o servicio. No des por hecho que tus clientes entienden todo lo que ofreces; díselos.

    Recuerda, el precio es un cálculo pero el valor es una percepción. El primero son sólo números pero el segundo puede transformar absolutamente todo.

    Comments are closed.