No convenzas para que te compren

Es una misión imposible, nunca podrás convencer a nadie de hacer algo.

Aunque el mismo prospecto te diga cosas como “usted me ha convencido”, la realidad es otra.

Tú no vendes, los clientes son los que compran.

Por más irresistible que sea tu producto, si el cliente dice que no, es no.

En ventas, lo único que tienes que hacer es informar al comprador, sólo él/ella se convencerá de comprar por sí mismo.

¿Y por qué es esto relevante?

Porque generalmente el resultado de la venta es directamente proporcional a lo incisivo del vendedor, entre más fastidiosa sea la venta, menos probable será el éxito. Hay que recordad que aunque a las personas les encanta comprar, aborrecen que alguien les venda.

Entiende que el proceso de venta tiene que ser una oportunidad únicamente para proporcionar información al prospecto y en su caso, procesar la compra. Y esto aplica para cualquier negocio, a veces la venta puede ser muy corta como en un restaurante o puede ser más larga como la venta de un servicio profesional.

En cualquier caso, la venta es una avenida para comunicarte con tu futuro cliente, escúchalo y en base a sus argumentos, INFÓRMALE lo siguiente:

  • 1. Dile qué necesidad, problema o capricho le soluciona tu producto o servicio.
  • 2. Dile por qué eres diferente.
  • 3. Dile por qué contigo no hay riesgo.
  • 4. Dale historias de clientes anteriores.

  • Recuerda, se trata de darle a tu prospecto la suficiente información que le permita escogerte a ti por encima de cualquier otra opción, nada más.

    Comments are closed.