¿Quieres que tus hijos sientan lo mismo?

Vamos a comenzar por la pregunta más compleja que tiene una respuesta muy sencilla: ¿Cómo te sientes con tu negocio? Asumo que debes ser una apasionada en lo que haces en tu empresa. Si no es así, sería muy difícil justificar que pases tanto tiempo en un lugar equivocado.

La pasión es uno de los elementos más importantes que deben estar presentes en la vida de la empresaria. Sin pasión, cada vez será más difícil levantarnos de la cama motivadas para continuar con nuestra empresa.

La pasión es esa especie de vacuna que nos hace inmunes al verdadero fracaso, esto es, nos protege de renunciar a nuestros sueños. La pasión es responsable de darnos ese pequeño empujoncito cuando las cosas no van bien para seguir persiguiendo nuestras aspiraciones.

Efectivamente, no todo tiene que ser miel sobre hojuelas todo el tiempo en nuestro negocio pero en el panorama más amplio, tú debes sentirte feliz de lo que haces día a día con tu empresa.

Bueno, ¿y cómo te puedes dar cuenta si eres feliz, plena en tu negocio?

Fácil, únicamente repite convencida la siguiente frase: "Me gustaría que algún día mis hijos sientan lo mismo que siento yo con mi negocio."

Tengamos o no un hijo, podemos reconocer que siempre desearemos lo mejor para nuestros descendientes.

"Me gustaría que algún día mis hijos sientan lo mismo que siento yo con mi negocio."

Si titubeas al decir esta frase, tienes trabajo que hacer. Debes ser muy intencional en las cosas que tienes que cambiar y pulir en tu negocio para que pueda cumplir con lo que quieres lograr.

Ahora bien, si ni siquiera puedes decir esta frase entonces tienes un problema grave. Estás en una situación en la que gastas energía, enfoque y tiempo que no te darán un buen resultado.

La pasión en el negocio proviene de saber a dónde te diriges y qué es lo que debes hacer para lograrlo.

Cuando tú tienes un negocio, tú eres la creadora de tu realidad. Si ni siquiera puedes darle forma a tu empresa de manera que te sientas bien en lo que haces, entonces no tienes un negocio, tienes en realidad un empleo.

No Comments Yet.

Leave a comment