Tú NO quieres que tu negocio crezca

Tú no quieres que tu negocio crezca porque al hacerlo, en muchos casos, lo puedes matar.
Constantemente las personas me dicen que el principal desafío que tienen es el de hacer crecer su negocio. Como si fuera la salvación, lo primero que quieren generar aceleradamente son MÁS CLIENTES y/o MÁS VENTAS.

Sin embargo, aunque ese sea evidentemente uno del objetivo del negocio, la solución no necesariamente funciona en todas las etapas del negocio. El incremento en clientes o en ventas le pone una presión especial, presión buena pero al final presión, al negocio. Si tus clientes se acumulan y tus ventas suben, tú tienes la obligación de cumplirles a esas personas y eso significa que deberás destinar recursos como tiempo, energía y dinero para lograr tu propósito. Si la utilidad económica que generas no es suficiente y si tu operación no está normalizada, lo más probable es que entre más clientes y/o ventas, comenzarás a sufrir más.

Son muchas las personas que llegan a consultarme diciéndome que no saben por qué si trabajan mucho no queda mucho dinero en la empresa y que aunque las ventas crecen, el efectivo que queda en la empresa en realidad no justifica todo el trabajo que se hace.
A menos de que tú estés en el negocio del volumen como lo están las grandes corporaciones, la realidad es que antes de tener más ventas y/o más clientes, tú tienes que concentrarte en hacer más valioso tu producto o servicio para que las personas estén dispuestas a pagar lo suficiente por ese valor.

¿Qué puedes hacer para saber si tu empresa está lista para el crecimiento?

1. Haz un ejercicio para conocer qué tanta utilidad económica te queda actualmente después de pagar todos tus gastos en la empresa, preferentemente incluye un sueldo base para ti. Si tu utilidad es generosa, quizá por encima del 30%, entonces lo más probable será que tendrás recursos para gestionar el crecimiento.
2. Trata de mejorar esa utilidad económica.- Sea cual sea tu actual utilidad económica, siempre hay oportunidad para mejorarlo. Haz más eficiente tu operación revisando tus gastos y la forma en la que utilizas tu tiempo y el de tu equipo de trabajo. Trata de hacer más con menos.
3. Prepara tu producto o servicio para agregar más valor a tus clientes.- Fíjate qué es lo que más les sirve a ellos y trata de mejorarlo y hacerlo más evidente. Cada venta valdrá más la pena e impactará de una forma significativa a tu negocio.

Generalmente los principales desafíos de nuestra empresa no están fuera con los clientes sino dentro del negocio. Hay que dar un paso atrás y revisar lo que hemos echado a andar. Una utilidad económica sana es indispensable para que tu negocio siga vivo.